Donnerstag, 14. April 2011

Felix Magath y Schalke: tampoco estuvo tan mal…

Hay que ver bajo que circunstancias tuvo que marcharse Magath del Schalke pese a haberle puesto en cuartos de final de la Champions League y en la final de la Copa Alemana: perseguido por las directivas y por la puerta de atrás pese al apoyo de parte de la afición.

Una de las críticas principales, y una de las razones de más peso al cesársele, fue su polémica e incomprensible política de personal. Yo recuerdo a principios del 2011 haber escrito sobre el particular un texto titulado “¿se enloqueció Magath?” en el que abordaba los movimientos que hacia en la plantilla el entrenador. Hoy hay que reconocer que si bien su sucesor Ralf Ragnick está explotando al máximo todo el potencial del equipo, y por ello los buenos resultados recientes, ese Felix Magath no andaba tan equivocado como se pensaba o como se le catalogaba.

Basta ver el equipo con el que el Schalke anoche consiguió su histórico paso a la semifinal de la Copa Alemana para llegar a la conclusión de que la gestión de Magath (en materia de contrataciones) tampoco estuvo tan mal. La formación contra Inter Milán fue la siguiente.

En el arco Manuel Neuer.

Lateral izquierdo Hans Sarpei. El ghanés estaba insatisfecho en Leverkusen y sin pensarlo dos veces Felix Magath le extendió una inusual oferta por dos temporadas en el Schalke, eso pese a que Sarpei ya tiene 34 años.

Benedikt Höwedes fue uno de los centrales.

A su lado estuvo Christoph Metzelder. Cuánta crítica, cuánto palo, tuvo que aguantar Magath por haber fichado a un central que a) no se había logrado afianzar en Real Madrid; b) tenía terminada su carrera con la selección alemana; c) lo más importante, era una figura de identificación con el acérrimo rival del Schalke, el Dortmund, club que lanzó a Metzelder al profesionalismo. Pocos contaron con que el central sería el gestor de la mayor suerte del Schalke en toda su historia, convencer a Raúl de venir a Alemania.

Lateral derecho Atsuto Uchida. Cómo han elogiado al Dortmund por la ganga que inteligentemente negoció al fichar a Kagawa, pero por esa misma época Magath se hacía a los derechos de Uchida, otro desconocido japonés, por un millón 300 mil euros. Claro, no fue tan barato como Kagawa, pero hoy esta tasado en el triple y participara en la semifinal de la Champions, lo que elevará aún más su cotización.

Volante de contención fue Kyriakos Papadopoulos. Un muchachito griego talentoso, con gran futuro, pero desconocido en el escenario internacional, que a sus 18 años valía 2 millones de euro y Magath (que parecía ser el único dispuesto a pagarlos) trajo a la Bundesliga. ¿Preguntas sobre si los vale o fue una decisión acertada?

El otro medio defensivo fue Joel Matip. 18 años tenía en ese entonces, el 7 de noviembre del 2009, cuando Magath, no contento con sólo tenerlo en la plantilla, lo envió a la cancha en uno de los partidos clásicos de Alemania, el Bayern – Schalke en Múnich. Matip debutó con gol y le regaló un punto a su equipo. ¿Podrían las cosas marchar aún mejor para él? 18 meses más tarde de esa enorme demostración de confianza de su entrenador Matip tiene ya un Mundial de Fútbol en su historial y sueña con la final de la Champions League.

Como volante ofensivo por la derecha estuvo Alexander Baumjohann. OK, concedido, uno de los peores errores de Magath que aún sigue en deuda de entregar una explicación sobre el por qué desterró a semejante talento a las divisiones inferiores y se negó a abrirle las puertas en el primer equipo.

Por la otra banda estaba José Manuel Jurado. ¿Quién? Jurado; ¿Un español? Sí; ¿Un español en la Bundesliga? Sí, un español en la Bundesliga; ¿Y eso si va a funcionar? Claro que va a funcionar. Las preguntas eran de los incrédulos, las respuestas de Magath que incluso llegó a tener conversaciones con los aficionados dedicadas exclusivamente al tema Jurado; el entrenador no tuvo problemas en poner el pecho por su contratación ibérica y pidió “paciencia”. Sin Magath a su lado como defensor la crítica hubiera devorado al español en un abrir y cerrar de ojos pues su forma de interpretar el fútbol es lejana a la cotidianidad de los seguidores del club de Gelsenkirchen, acostumbrados a otra cosa más práctica y menos elegante y genial.

Adelante Raúl. No tengo que volver a contar la historia de la llegada de Raúl a Alemania, pero creo que debo eso sí enfatizar que Magath le dio el tiempo, la confianza y las posibilidades a la estrella internacional de acoplarse al equipo de la mejor manera posible, a su ritmo y a su forma. Merito del entrenador.

Con él en el ataque Edú. Un brasilero que llegó a la Bundesliga, al Bochum, y tras el fracaso de su equipo pasó al Mainz donde tampoco corrió con mayor suerte. Edú se marchó a Corea y todo hablaba a favor de una carrera frustrada en el gran fútbol europeo con el que soñaba y un seguro perderse en el olvido de los grandes clubes internacionales jugando en Asia. Pero Magath lo conservó en su memoria y en enero del 2010 lo repatrió a Alemania, con un contrato por 3 años, en una transacción que no le costó un centavo. Gran inversión.

Como sustitutos anoche ingresaron a la cancha Lukas Schmitz, Julian Draxler y Angelos Charisteas, los dos primeros descubrimientos juveniles de Magath en la cantera del Schalke, el otro un griego ex campeón de Europa que vagabundeaba por Alemania sin equipo y al cual Magath acogió.

14 jugadores estuvieron ayer en la cancha vistiendo el uniforme del Schalke en ese histórico partido contra el Inter; 12 de ellos (¡12!) fueron traídos al equipo por Felix Magath. Lo dicho, su era tampoco estuvo tan mal.

Kommentare:

  1. Magath debio seguir en el S04 pero bueno, por eso no son un equipo regular, gracias a su patetica directiva...

    AntwortenLöschen
  2. Te falto señalar a Farfán, un verdadero martirio para las defensas en esta Champions League.

    AntwortenLöschen